4 cosas que debes saber antes de instalar un jardín vertical artificial

Con el auge de la jardinería vertical y su incorporación en todo tipo de edificios alrededor del mundo sólo era cuestión de tiempo que apareciera una versión de los mismos sin los requisitos de mantenimiento que conllevan: los jardines verticales artificiales.
Sin embargo, y aunque a priori podamos pensar que todos los jardines verticales artificiales son iguales, existen ciertas cuestiones que deberemos valorar antes de decidir cuál instalaremos.

1.La calidad de los materiales

Pese a que pueda parecer que todas las plantas artificiales son iguales, en realidad existen diferentes materiales y calidades para elaborarlas. Hay jardines verticales que ya desde la distancia puede apreciarse que son de plástico, y hay otros a los que es necesario acercarse para comprobar si realmente no son naturales. Esta percepción del jardín puede afectarnos de diversas maneras, siendo la primera de ellas el impacto directo que va a tener en nuestros clientes. Además, un jardín vertical artificial realizado con materiales baratos tendrá menos durabilidad y, si se encuentra en el exterior, mucha menos resistencia a los rayos ultravioleta, lo que derivará en un mayor deterioro en menos tiempo.

2. La empresa instaladora

Como en cualquier campo, la experiencia previa del profesional que nos va a realizar la instalación de nuestro jardín vertical artificial es importante. Una empresa de nueva formación no tiene por qué hacerlo peor, pero tendrá menos soltura a la hora de solucionar pequeños fallos e imprevistos que aparecen en, prácticamente, cualquier obra. Esto puede derivar en un retraso (de mayores o menores proporciones) en los plazos de entrega que afecte a nuestras previsiones o incluso a nuestra credibilidad profesional. Por este motivo siempre es más recomendable contratar a una empresa que haya realizado este tipo de instalaciones con anterioridad.

3. El mantenimiento

¿Realmente no necesitan ningún mantenimiento? Si bien es cierto que al tratarse de plantas artificiales no requieren de riegos, podas y otros cuidados habituales en los jardines verticales naturales, sí necesitarán de algunos cuidados para mantener el mismo aspecto que el primer día durante toda su vida útil. Sin embargo, estos cuidados serán los mismos que pueda requerir cualquier otro elemento decorativo del entorno: una limpieza periódica que evite la excesiva acumulación de polvo que pueda opacar los colores de las diferentes hojas y flores.

4. El resultado final

Si, como se ha comentado en el punto 2, la empresa ha realizado este tipo de trabajos anteriormente deberá ser capaz de mostrarnos el resultado final de sus trabajos. En este punto hay que tener especial cuidado ya que a día de hoy, con Internet, es muy fácil apropiarse de imágenes ajenas y hacerlas pasar por propias, y si eso ocurre lo más probable es que el resultado final que obtengamos no se parezca en absoluto a las imágenes que se nos mostraron previamente. Es muy importante asegurarse de que los trabajos que vemos han sido realmente ejecutados por la empresa que nos los muestra, de este modo evitaremos sorpresas desagradables.