Paredes con plantas artificiales

Las paredes con plantas artificiales son cada vez más comunes como elemento de decoración, como efecto paralelo al auge que están experimentando los jardines verticales artificiales y naturales en la actualidad. Una pared de plantas artificiales aporta el mismo efecto visual y estético que un jardín natural, pero sin todos los inconvenientes que estos suponen.

La pared de plantas artificiales como componente de decoración supone un elemento diferenciador respecto a otros ítems más tradicionales como cuadros o pinturas. Estos últimos, salvo contadas excepciones, ya han perdido la capacidad de impactar o atraer la atención del visitante sobre ellos, debido a la normalización de su presencia en cualquier ambiente. Los jardines verticales en cambio, tanto naturales como artificiales, impactan y captan la atención, por lo que resultan perfectos como decoración, por ejemplo, para colocar en ellos el logo o nombre de una empresa.

Jardín de decoración realizado con plantas y flores artificiales de calidad

Pero para que la asociación de la marca con el “concepto verde” sea efectiva, es importante que las paredes vegetales con plantas y flores artificiales en las que se coloque el logo o nombre estén realizadas con flores y plantas artificiales de alta calidad. Utilizar plantas de baja calidad, que con una simple inspección visual resulte evidente que están realizadas en plástico, producirá el efecto contrario al deseado, colocando a esa empresa en contra de la naturaleza y todo lo verde y a favor del plástico y los productos artificiales.

Una de las principales ventajas de las paredes decoradas con plantas artificiales es que no requieren de riego, podas o reposición como los jardines realizados con flores y plantas naturales, por lo que su mantenimiento y cuidado resulta mucho más sencillo. Una pared jardín con plantas artificiales requiere el mismo mantenimiento y atención que cualquier otro elemento decorativo: es necesaria una limpieza periódica del mismo para eliminar el polvo acumulado en las hojas, evitando así que este opaque el color del jardín artificial de decoración.